Fabris contra Francia (sobre el estatus jurídico de los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio)

Fabris contra Francia (sobre el estatus jurídico de los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio)

Fabris contra Francia

(sobre el estatus jurídico de los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio)

Hoy va a tratarse uno de los asuntos en los que nuestro país vecino Francia resultó condenado hace unos años, de mucho interés como para ser recordado.

Origen del asunto

El demandante era un hijo “adulterino” que alegaba haber sido objeto, en el marco de la sucesión testamentaria de su madre, de una discriminación por razón de su nacimiento, la cual consideraba contraria al artículo 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos en relación con el artículo 1 del Protocolo núm. 1 y con el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos también.

Básicamente el problema sucedió cuando, al morir la madre, la ley estipulaba que al hijo ilegítimo no le correspondía lo mismo que a un hijo legítimo, sino solamente la mitad de la parte que le correspondería a este último.

Dentro del transcurso del procedimiento judicial que el demandante tenía incoado en Francia, tuvo lugar el asunto Mazurek contra Francia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos donde se especificaba que los hijos ilegítimos debían tener los mismos derechos (incluidos los sucesorios) que los hijos legítimos. Es por ello por lo que Francia modificó la Ley y acordó que los derechos sucesorios de los hijos debían ser idénticos tanto para los legítimos como para los ilegítimos.

En este contexto, el demandante se apoyó en la nueva Ley para defender su posición, la de que tenía que haber recibido bienes en la misma cuantía que recibieron sus dos hermanos, los cuales eran hijos legítimos.

Sentencia en Primera Instancia

En Primera Instancia, el Tribunal estimó la demanda del hijo ilegítimo y consideró que la ley que se había aplicado al hijo ilegítimo consistente en que tenía derecho sólo a la mitad de la parte entera que tenía un hijo legítimo era contrario a los artículos 8 y 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Se pronunciaba lúcidamente diciendo que ello no era razonable.

Sentencia en Apelación

Los dos hermanos legítimos apelaron la decisión del juzgado de Primera Instancia y el Tribunal de Apelación invalidó aquella Sentencia aludiendo a una “cierta paz de las relaciones familiares”.

Sentencia en Casación

El demandante interpuso recurso de casación argumentando que “la paz de las relaciones familiares” a la que el Tribunal de Apelación se refería de manera discrecional no podía prevalecer sobre “la igualdad” entre hijos nacidos dentro del matrimonio y los nacidos fuera del matrimonio. Alegaba los artículos 1 del Protocolo número 1 y 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

¿Se encuentran diferencias entre hijos legítimos e ilegítimos en el Derecho comparado?

En la fecha de la Sentencia dictada en este asunto por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, 19 países no conferían el mismo estatus a todos los hijos ((Albania, Azerbaiyán, Bosnia-Herzegovina, Chipre, España, Grecia, Italia, Letonia, Luxemburgo, República de Moldavia, Mónaco, Montenegro, San Marino, Serbia, Eslovaquia, Eslovenia, Reino Unido, Turquía y Ucrania).

¿Qué decide el TEDH sobre la violación alegada del artículo 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos en relación con el artículo 1 del Protocolo Núm. 1?

Reiteramos, el artículo 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos versa sobre la prohibición de la discriminación, y el artículo 1 del Protocolo Núm. 1 sobre la protección de la propiedad.

Según el propio Tribunal Europeo de Derechos Humanos, es obligación suya el pronunciarse sobre si la diferencia de trato establecida en la ley nacional tenía una “justificación objetiva y razonable”.

Este Tribunal Europeo argumenta que la negación de los derechos hereditarios a una persona no contribuye en ningún caso a reforzar la paz en el seno de una familia. Por el contrario, el respeto a los mismos contribuye a servir los intereses de la seguridad jurídica.

Tampoco, establece el Tribunal, puede considerarse como proporcional el proteger el fin legítimo de mantener los derechos sucesorios ya adquiridos por los hermanastros, todo ello en contra del derecho a ser tratado igual del hijo demandante en este asunto.

Tras una larga argumentación, el Tribunal de Estrasburgo acaba concluyendo que la diferencia de trato que sufrió el hijo nacido fuera del matrimonio no tuvo una justificación objetiva y razonable, y que por lo tanto se produjo una violación del artículo 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos en relación con el artículo 1 del Protocolo núm. 1.

  • Si se encuentran en alguno de los países todavía con diferencias de trato de este tipo, pueden estar interesados en alegar esta jurisprudencia, caso en el cual nuestro equipo DDHH puede serle de mucha utilidad.
  • Además, siempre puede contar lo que piense en cualquiera de los espacios habilitados por DDHH.
  • Este artículo ha podido ser elaborado con la ayuda de la versión traducida al castellano de Fabris contra Francia.

Dejar un Comentario